La linea del Ecuador

Hace dos madrugas alguien vio un viejo cuchillo...

Luna

Nuevas investigaciones detectaron grietas en la corteza de la luna...

Nada mal por 5 pesos

“Acosta, me gané el Loto!! No lo puedo creer, gané el Loto!”

23 de abril de 2009

Devolveme el Calzoncillo



Al pie de tu ventana,
hoy vuelvo a reclamarte,
aquellos calzoncillos color marrón glacé
y aquellas zapatillas que me dejé olvidados
y que estaban bordadas en punto macramé.

El catre te lo dejo,
metetelo en el cuarto,
pero los calzoncilos, por favor, me los das.
¿No ves que son recuerdo
de hace ya treinta años,
de cuando se casaron mi viejo y mi mamá?

Y si los tenes puestos,
pegale una enjuagada.
Mañana a la mañana los pasaré a buscar.
Es la última gauchada.
Lavalos te lo pido.
Después de ésta pavada,
me dejo de embromar.

21 de abril de 2009

Te Perdono



Te perdono el montón de palabras que has soplado en mi oído desde que te conozco.
Te perdono tus fotos y tus gatos, tus comidas afuera, cervezas y cigarros, es más, te perdono andar como tú andas, tus zapatos de nube, tus dientes y tu pelo.
Te perdono los cientos de razones, los miles de problemas, en fin, te perdono no amarme.
Lo que no te perdono es haberme besado con tanta alevosía. Tengo testigos: un perro, la madrugada, el frío, y eso sí que no te lo perdono, pues si te lo perdono seguro que lo olvido.

PD. Me encontré con esta canción de Noel Nicola que escuché hace mucho tiempo, pero esta vez en la voz de Silvio. Quería compartirlo...

9 de abril de 2009

Sin tu amor



Si yo pudiera retener esa mirada. Si yo pudiera regresar el tiempo atrás. Diría con el alma que aquí vive el sentimiento que nos une para siempre. Que no es algo de repente. Si yo pudiera confesar cuanto te extraño. Que soy el mismo que te dio su corazón. No quiero acostumbrarme a vivir este destino sin tu amor.
Sin tu amor ya no sonríen las mañanas. Sin tu amor no sé por donde sale el sol. Y las noches se hacen mucho mas lejanas. Sin tu amor...
Si yo pudiera te diría tantas cosas. Después de todos los silencios que perdí. Yo no he cambiado tanto y mis sueños aun esperan por tu amor.
Sin tu amor ya no sonríen las mañanas. Sin tu amor no sé por donde sale el sol. Y las noches se hacen mucho mas lejanas. Sin tu amo...
Sin tu amor son un manojo de recuerdo. Soy la sombra de lo que algun día fui. Sin tu amor la habitacion es un exilio de ilusiones para mí.
Sin tu amor...

PD. Alejandro Lerner.
PD1. Ojala dieras ese primer paso, yo estoy dispuesto a dar todos los segundos pasos que sean necesarios... Noche de alcohol, no me hagas caso.

2 de abril de 2009

Vacío

Hace cinco días que quiero escribir algo sobre el vacío y no me sale. Es raro porque cuando tuve la primera intención de hacerlo, cuando apareció la idea, el impulso, o lo que sea, no fue en un momento de soledad. Fue un momento de compañía pero que tenía “fecha de vencimiento” como suelo decirlo yo. Incluso sin que te dieras cuenta saqué una foto pensando escribir estas líneas y publicarlas acá.
Tuve casi un millón de intentos de empezar y todos fueron fallidos. Traté de robar letras de canciones pero no pude. Le faltaba originalidad. Trate de colgarme de reflexiones de Dolina pero tampoco ese era el camino. El último “gran” fue buscar el significado de esta palabra en un diccionario de la Real Academia Español y… no. Desistí. Eran 14 definiciones muy puntuales y en ningún de ellas estaba “corte de carne argentino” así que tampoco tiene mucha validez.
Lo cierto es que cuesta ver como pasan los días y este vacío del domingo a la mañana fue mutando a esta nada de hoy. Tienen relación pero la nada de hoy es un vació de sentimiento, y en cambio el vacío del domingo tenía mucho de ello. Tenia mucho de sístole con diástole, tiene mucha arteria apretada por la cantidad incalculable de cm3 de sangre que pasaban por ella.
Esto de hoy es lo más parecido a un cuarto oscuro. Un lugar que está, que existe, pero que ni vemos ni tocamos. La sensación de que podría ser un cuarto de 2x2 o un campo enorme. No importa. Está oscuro y no hay muchas ganas de mover así que da igual su extensión. Es solo oscuridad. Inmensa o limitada. Solo es oscuridad.
Es un vacío sí! Pero es un vacío sin sentimientos. Un vacío que no tenemos ni la menor de las intenciones de que sea ocupado por otra cosa. Es un vacío que no importa. Que aceptamos. Es nada.
Me acuerdo aquella mañana, aquel momento, y aquel final. El final del cuento. Me acuerdo de dar vuelta la mirada y encontrarme con dos sillas vacías, no dos camas, son sus patas cruzadas. Como abranzandose. Abrazando el vació del lugar, de su espacio, del momento que irremediablemente iba a llegar. Y llegó.
Sigo sin poder entender las cosas que vienen con fecha de vencimiento. Pero supongo que será una de las cosas lógicas de la vida. Si hasta los tomates se me pudren en la heladera. Si hasta la leche agarra un sabor agrio. Si hasta al pan le salen honguitos verdes. Muy distintas nuestras relaciones no deben ser y mucho menos si yo soy el 50% de ella.
“Esto es lo que querías? Bueno ahí lo tenés…” Ya sabes Vir q no me puedo olvidar de esa frase. Que fue la señal mas grande que no quise ver. Quizás, en algún punto, acostumbrados a todos los segundos pasos que sean necesarios, “eso” no es lo que quería. Quizás se creyó mi discurso de la boca para afuera sin darse cuenta que el otro, el real, el de la boca para adentro, lo que quería solamente era un poco paz. Sentir que estaba haciendo las cosas bien. Pasaron casi 30 años de vida, pasó mas de un año de esto, y sigo pensando que por este camino ya pasé. Es un circulo. Es enorme, pero es un circulo. Son pasos repetidos. No me quejo. El problema es que solo tiene un sentido, y no alcanzan ni las mas fuertes ganas para poder ir contramano. Ya no sé puede volver. Y eso, más allá de la lastima que me da, provoca un vacío enorme. Vacío que se transforma en nada. Porque nada es lo que hay.