La linea del Ecuador

Hace dos madrugas alguien vio un viejo cuchillo...

Luna

Nuevas investigaciones detectaron grietas en la corteza de la luna...

Nada mal por 5 pesos

“Acosta, me gané el Loto!! No lo puedo creer, gané el Loto!”

28 de septiembre de 2009

No hay más penas ni olvidos...

Ciudad de mis noches, del viento del pueblo, de la resistencia, del "no pasarán", ¿qué hiciste en mi ausencia? Dime que te acordaste de mí.
Abro los balcones, te beso, el murmullo de las lavadoras se mezcla con ritmos, darbukas, bachatas e incienso.
Maldita ciudad, no es tu mejor momento y aún estás hermosa. He de confesarte que te eché de menos.
Agarro la guitarra y canto para ti. Qué bueno estar en casa.


Pd. Soy afortunado, yo siempre vuelvo a Buenos Aires. :-)

26 de septiembre de 2009

Es un viaje de ida

Chau mdp, un gusto, gracias por todo...

17 de septiembre de 2009

Cálculo Elegíaco



Cuántos de los que he conocido
(si de verdad los he conocido)
hombres, mujeres
(si esta división sigue vigente),
han atravesado este umbral
(si esto es un umbral),
han cruzado este puente
(si se puede llamar puente).

Cuántos después de una vida más corta o más larga
(si para ellos en eso sigue habiendo alguna diferencia),
buena porque ha empezado,
mala porque ha acabado
(si no prefirieran decirlo al revés),
se han encontrado en la otra orilla
(si se han encontrado
y si la otra orilla existe).

No me es dado saber
cuál fue su destino
(ni siquiera si se trata de un solo destino,
y si es todavía destino).

Todo
(si con esta palabra no lo delimito)
ha terminado para ellos
(si no lo tienen por delante).

Cuántos han saltado del tiempo en marcha
y se pierden a lo lejos con una nostalgia cada vez
mayor.
(si merece la pena creer en perspectivas).

Cuántos
(si la pregunta tiene algún sentido,
si se puede llegar a la suma final
antes de que el que cuenta se cuente a sí mismo)
han caído en el más profundo de los sueños
(si no hay otro más profundo).

Hasta la vista.
Hasta mañana.
Hasta la próxima.
Ya no quieren
(si es que no quieren) repetirlo.
Condenados a un interminable
(si no es otro) silencio.
Ocupados sólo con aquello
(si es sólo con aquello)
a lo que los obliga la ausencia.

(Wislawa Szymborska - Premio Nóbel de Literatura 1996)

8 de septiembre de 2009

Refundación

La ciudad autónoma de Buenos Aires tuvo a lo largo de su historia más de una fecha de fundación. El 3 de Febrero de 1536, el español Pedro de Mendoza, estableció un asentamiento al que le dio el nombre de Nuestra Señora del Buen Ayre. Esta posesión fue arrasada por los indios en 1541 y quedó abandonada inmediatamente. Casi 40 años años después, el 11 de Junio de 1580, Juan de Garay fundó la Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre, en un sitio presumiblemente cercano al de Mendoza.
Originariamente era la capital de una gobernación que dependía del Virreinato del Perú. Durante unos dos siglos los porteños sufrirían todo tipo de necesidades: el poblado más austral de América estaba alejado de todo centro comercial importante, no existían ninguno de los elementos necesarios para sobrevivir dignamente y no podían fabricarlos en la ciudad. España privilegiaba los puertos sobre el Pacífico y por lo tanto marginaba a Buenos Aires, que sólo recibía dos navíos por año, y hubo lustros en los que no llegó ninguno. Esto llevó a que los habitantes (apenas unos 500 en 1610) buscaran burlar la ley y vivir del contrabando, que venía fundamentalmente desde Brasil. Este contrabando era pagado con la única fuente de riqueza que existió hasta principios del siglo XVII, que era la venta del cuero que se obtenía de la matanza de rebaños de bovinos sin dueños que vagaban por los campos.
Se cumplen 430 años de aquel momento y hoy Buenos Aires muestra una enorme cantidad de cambios, con excepción del contrabando. Sin embargo quiero quedarme con la persistencia de Juan de Garay en refundar un lugar que desde el vamos fue malparido. Buenos Aires se refundó y, de haber sido necesario, seguro lo hubiese hecho nuevamente.
Hace unos días recibí el siguiente mail: ”Que bueno lo que acabo de leer en tu mail. Te lo merecés y gracias por haberme tenido en cuenta para compartir tu satisfacción. Estás en tu mejor momento, aunque vos creas que no. Creé más en vos y tu potencial, visualizá lo que querés. Refundate las veces que sean necesarias para no arrepentirte después”.
Quedate tranquilo Beto que son pocas las cosas de las cuales me arrepiento. En realidad son varías pero me arrepiento de cosas que hice, no de las que dejé sin hacer. Y sobre las refundaciones tengo para contarte que lo hice mucho, y lo sigo haciendo. Las veces que sean necesarias Flowers, las veces que sean necesarias…

PD. Asique los 30 ahí? Quién lo hubiese dicho... :-)))))
PD1. Ciudad de mis noches, del viento del pueblo, de la resistencia, del No pasarán, ¿qué hiciste en mi ausencia? Dime que te acordaste de mi.
Abro los balcones, te beso, el murmullo de las lavadoras se mezcla con ritmos, darbukas, bachatas e incienso.
Maldita ciudad, no es tu mejor momento y aún estás hermosa. He de confesarte que te eché de menos...