La linea del Ecuador

Hace dos madrugas alguien vio un viejo cuchillo...

Luna

Nuevas investigaciones detectaron grietas en la corteza de la luna...

Nada mal por 5 pesos

“Acosta, me gané el Loto!! No lo puedo creer, gané el Loto!”

19 de septiembre de 2017

Valor Absoluto

Por definición, el concepto de valor absoluto está relacionado con la idea de distancia entre dos puntos. Siempre será mayor o igual a cero y nunca negativo.
En particular el valor absoluto de un número es su distancia respecto al número 0. Por ejemplo, el valor absoluto de 10 es la distancia de 10 a 0, o sea 10. Esto se escribe como: |10| = d(10, 0) = 10.
También podemos decir que el valor absoluto de -10 es igual a la distancia de -10 a 0, que también es 10. Se escribe |-10| = d(-10, 0) = 10.
Por último, quiero decir, que “absolutos somos solo tú y yo”…


17 de septiembre de 2017

La certeza de sentir

La protagonista de la foto ya no tiene nombre y quizás sea conveniente que tampoco tenga cuadro.
En esta tarde de domingo, luego de maldecir con la derrota de Sporting y Racing, tuve un recuerdo muy real de aquellas caminatas repasando la vida de los próceres que le dan nombre a las calles de aquella ciudad costera. Y también descubrí sonrisas de los sábados en los cuales salía apurado del trabajo por la única razón que al llegar estabas. No sé si lo dije, y si lo hice no sé cuántas veces, pero creo que guardare por mucho tiempo más el acercarme por la vereda de enfrente y verte con el sol de compañía.

15 de septiembre de 2017

En el este y el oeste, en el norte y, sobretodo, en el SUR

Estoy convencido que muchos de ustedes no recuerdan con detalles la primera vez que fueron a la cancha a ver a Racing. El motivo es simple. No se trata de mala memoria, falta de sentimientos, o cualquier otra causa similar que se nos ocurra: Es que en esa época tenían no mucho mas de cuatro o cinco años y es difícil tener una conciencia real y detallada sobre aquellos momentos. En sus cabezas seguramente tendrán pequeños recuerdos, chispazos, pero

22 de agosto de 2017

Eclipse de Zol

Hace poco más de dos años bese el suelo. No caí, pero el tropiezo me dejó con las rodillas en el piso; la palma de mi mano derecha apoyada en la tierra y la izquierda tirando manotazos para quedarme.
Hoy, en un feriado eclipsado, recordé aquel momento. No fue fácil, no fue corto. Me llevo más de 20 meses en los cuales seguí sumando tropiezos a pesar de no verlos en ese momento. Desde aquel día todo fue en bajada. Me convertí en una nueva persona aun siendo la misma. Me atraganté con aquel presente, y sumé silencios y decepciones propias y ajenas.
A la distancia me molesta no haber tenido todos mis reflejos, haberme convertido en otra persona. Y, principalmente, me arrepiento de no haber podido manejar ese momento con palabras en lugar de acomodar todo en esta frágil garganta. Quise creer que las cosas se solucionarían, pero sabía que no había forma de que eso pase sin poner algo de mí. ¿Y saben qué? No puse nada. O lo hice, pero de forma incorrecta. No supe ser lo suficientemente egoísta y mi inexperiencia y mi débil personalidad me paso una factura que recién terminé de pagar hace un par de meses.
Hoy pasé todo el día con Zol y tuve algunos momentos de deja vu que me llenaron de recuerdos mentales y físicos. Hacía mucho no disfrutaba tanto el silencio y la compañía de alguien. No quiero decir que nunca lo hice porque sería mentira, sino que me refiero a que lo de hoy fue uno de esos momentos en los que sé que pensaré antes de cada decisión que tome en mi vida. Hubo, como dije, muchos momentos de silencio en los cuales se escuchaban solamente respiración y un par de pies fríos sin medios; también de charla de historia y debates de ideas; hubo risas, muchas, muchísimos; bailamos cuarteto casi media hora escuchando un canal de YouTube.
Zol tiene esa virtud de ocupar cada uno de esos lugares vacíos que necesito que alguien ocupe y a su vez sabe dejar libres los que aún no quiero, o no estoy preparado, para que se llenen.
La noche del lunes está terminando y por primera vez desde aquellos fines de semana en Mar del Plata del 2009 siento paz. Una calma paz.
El lunes termina, son casi las doce y, sin embargo, a pesar de las persianas bajas y las luces de la casa apagadas, estos metros cuadrados de caballito están inundados de ella. Sale el Zol, y no solo no quiero que se vaya… simplemente no se va. No hay luna que la oculte ni siquiera por tres minutos. Su presencia es un eclipse imposible y yo respiro, en paz respiro…
Ya no quiero dormir. Quiero seguir con mis ojos bien abiertos. Quiero ver los motivos que me llevaron acá porque creo que si uno no sabe cuales son los motivos que lo llevaron a estar bien entonces cuando nos toque la mala no vamos a saber cómo volver. Y hoy, yo lo sé.

Bienvenida a este lío.

10 de agosto de 2017

65 días

Hoy se cumplen 65 días de aquella mañana en la cual aún creía que mi final estaba escrito. En cada despertar, al girar la cabeza y verte muy cerca de mi almohada, recuerdo casi todos los detalles de aquella mañana.
Faltaban unos pocos minutos para las diez, se me hacía tarde, subí apurado las escaleras del subte de Santa Fe y caminé mucho más rápido aun las cuadras siguientes costeando las vías del ferrocarril en Juan B. Justo.
Tenía, incluso hoy, mi celular con sus auriculares nuevos, aquella campera negra con cuello y puños gastados, un bolso EXO en el hombro y mi infaltable atado de puchos acompañando el vicio.
Era principio de mes, pero lo era para los normales. Hace más de cinco años que me acostumbre a cobrar mi sueldo los días veintipico de cada mes entonces aquel miércoles 9 me encontraba con el dinero justo. Sin sobrar nada. Con algún faltante. Me quedaban aun por pagar unas cuatro interminables cuotas de aquel viaje inolvidable a Buzíos y un par de meses más del préstamo laboral.
No eran los mejores días, aunque, para ser sinceros, tampoco era de los peores. Había logrado dejar atrás los gritos, las peleas, las noches de dormir mirando el techo, la inhibición, y también las palabras atragantadas. Tampoco había ya nostalgia del pasado, aunque sí esa inseguridad y ese miedo a nuevos contrapasos, al engaño, al reproche propio. Tenía una mochila llena de esas cosas y también tenía una valija que desbordaba de consecuencias.
Sin embargo, aquel miércoles de junio, llegué con mi aliento agitado, no estoy seguro, pero no podría discutir si alguien me dice que llovía, y una hora después te vi. Es extraña la vida, estabas ahí, sola, parada en la puerta de una farmacia que me traía recuerdos de sangre, con tu mirada ojeando las revistas del puesto de diario que está en la vereda.
Sinceramente ese día me fue imposible pensar en que aquel encuentro iba a ser el inicio de esta historia que lleva poco más de dos meses, pero sin dudas algo pasó. No sé si fueron nuestras miradas, ni la seguridad como quien ya ha perdido todo con la que me acerqué a vos, no si fue tu piel blanca de invierno, o ese tono entre azul y celeste de tus ojos, ni aquella sonrisa con cara de “acá estoy, ¿qué vas a hacer?” o que a partir de ese momento hayas decidido seguir mis pasos hasta hoy, pero lo cierto es que no fue un momento más. Fue, quizás, uno de los más importantes de mi vida. Nunca antes, ni hasta ahora nunca después, logre ese sentir.
Y si aquella mañana la guardaré siempre en mi mente y en mi vida, lo que vino después es un tatuaje en el alma. Me han dicho que los tatuajes deben ser siempre impares, en mi cuerpo no tengo ninguno, pero ese del alma que se empezó a escribir aquel miércoles a las 11 de la mañana es el único, e impar, que quiero tener el resto de mis días. No me hacen falta más.
Bienvenida a este lio Zol. Aunque desde aquel momento acordamos que esto duraría no más que 18 meses, lo pasado lo hace, lejos, el rato más importante, más inesperado, y más maravilloso de mis años.
Que termine en paz.

26 de mayo de 2017

Helena de Troya

Helena de Troya resaltó desde muy pequeña por ser una niña muy hermosa. Fue tan popular su belleza que Teseo la secuestró para convertirla en su esposa. Debido a esto tuvieron que intervenir sus hermanos junto a varias tropas para liberarla.
Cuando Helena tuvo la edad necesaria para desposarse los héroes de Grecia fueron atraídos por su belleza. En algunos escritos dicen que la lista estaba integrada por 30 hombres y otros hablan de hasta 90 candidatos. El padre de Helena decidió tomar el consejo de la diosa Odisea y propuso un acuerdo a todos los interesado.Seria su propia hija la que elegiría con quien quedarse y el resto de los caballeros debían jurar proteger esa elección si alguien se oponía. Helena eligió a Menelao y todos respetaron la decisión.

10 de marzo de 2017

Primeros y Últimos Pasos

Primeros pasos de un bebeHace pocos días me vi obligado a retomar mi maratón de visitas médicas.
No es importante como estoy, ni que me dijeron, ni mucho menos como continua ni cuanto más queda. Lo importante está en la previa a ese momento. La sala de espera era bastante chica y mucho mas teniendo en cuenta que además de mi médico había otros especialistas. Uno de ellos, supongo porque nunca lo comprobé, era un neonatologo y es por esto que mientras esperaba mi turno vi un desfile de padres y bebes paseando por ese lugar.